Un mes en Botswana

INTRODUCCIÓN

.

El siguiente diario ha sido escrito en las tierras de Botswana durante los meses de agosto y setiembre de 2001. Es la narración en primera persona del viaje realizado con Cristina. Dicho viaje ha tenido una duración de 27 días, en los cuales hemos recorrido 7.500 kilómetros, 2.500 de ellos por rutas todo terreno.

La tónica general ha sido la improvisación, concertando desde ultramar únicamente el billete de avión y un vehículo con tracción a las cuatro ruedas.

El alojamiento a lo largo del mes ha consistido en una tienda de campaña; el equipaje, una mochila; la dieta principal, patatas asadas en una fogata; la higiene, una ducha portátil; la tranquilidad, dos bidones extras de gasolina y agua potable; y el instrumento más importante, un GPS.

.

Botswana es un estado del interior del África meridional. Limita con Namibia al norte y oeste, con Zimbabwe al este y con la República de Sudáfrica al sur y sudeste. Tiene una extensión de 580.000 km² (similar a España) y cuenta únicamente con 1,5 millones de habitantes. Es un país de tierras salvajes, donde la influencia occidental ha sido escasa. La población es absolutamente amistosa, pacífica y hospitalaria con los visitantes. El turismo es reducido y las comodidades, salvo excepciones, brillan por su ausencia. Botswana, desde luego, no es el destino idóneo para los perezosos, pero la belleza de sus paisajes, su abundante vida salvaje y el calor de su gente, lo convierten en un país inolvidable.