Gambia

300 kilómetros de longitud y poco más de 35 de ancho, un pequeño país producto del reparto colonial entre las potencias europeas del siglo XIX, un país-río por cuyas aguas salieron miles de africanos para convertirse en esclavos de grandes plantaciones. Afortunadamente, en algunas cosas el mundo ha cambiado, y ahora sus poblados reposan tranquilos junto a ambas riberas del río Gambia.