Camboya

Altas palmeras, arenas finas, aguas claras, abundante vida marina… ésta es la tónica paisajística de las costas del Sudeste Asiático. Sin embargo, las de Camboya poseen algo más, y es una tranquila y salvaje soledad gracias a que el desembarco del hormigón hotelero aún no ha llegado.